Noticias

Noticias

 

Vladimir Curiel grabará la obra para piano de José F. Vásquez

La música del compositor mexicano estaba en el olvido, su hijo José J. se ha dedicado a rescatarla y desde Querétaro, se planea la grabación de un disco.  

13 de enero de 2022

"Es responsabilidad de nosotros como músicos recuperar la música de nuestros compositores mexicanos, interpretarla para que la gente la conozca, y mantenerla viva", dice el pianista Vladimir Curiel en entrevista con El Universal Querétaro, al hablar de su participación en el proyecto de rescate del legado de José F. Vásquez, músico, compositor, director de orquestas y creador de instituciones, figura importante en la historia musical de México, pero con una obra que por años permaneció extraviada.

"Por causas naturales, motivos sociales o políticos, se va perdiendo la música", explica Vladimir.

El escritor José J. Vásquez se ha dedicado a recopilar la obra musical de su padre, piezas que hasta la fecha, siguen apareciendo.

Vladimir, desde Querétaro, se ha comunicado con José J., quien actualmente radica en España, para hablar de este proyecto que se consolidará al grabar toda la obra de piano escrita por Vásquez; por el momento, comenzará con la grabación de un primer disco, en el cual trabajará durante todo este 2022 con apoyo del programa Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales.

"El Covid-19 me llevó a replantear mi vida"

El investigador y promotor musical Ángel Ramírez es quien acercó a Vladimir Curiel a la obra de José F. Vásquez.

"Ángel se ha dado a la tarea de contactar a artistas de diversos lugares con la posibilidad de grabar música de compositores olvidados. Es una labor importante porque toda esta producción musical es patrimonio cultural de México y es responsabilidad de nosotros como músicos recuperarla a través de la interpretación. Por mi parte, en todos los recitales en los que me presente voy a interpretar obras de este importante compositor".

José F. Vásquez, originario de Arandas, Jalisco, (4 de octubre de 1896 - Ciudad de México, 19 de diciembre de 1961) fue un músico que desarrolló carrera como director de orquesta, compositor, pianista, académico, promotor cultural, funcionario público, así como fundador de diversas instituciones y orquestas.

"Tuvo un peso y una importancia muy fuerte en el México que inició en 1900, él fundó la Orquesta Filarmónica de la UNAM, él junto a otro director fueron los que en los primeros 25 años estuvieron llevando adelante esta institución, que a la fecha es una gran orquesta, y esto la gente ni siquiera lo sabe, así como pasa con otros muchos compositores de la época", refiere Vladimir.

"Y fue el primero en dirigir, en lo que hoy conocemos como el Palacio de Bellas Artes, música sinfónica, además fue el primero en interpretar ópera mexicana ahí mismo", agrega Ángel.

Vladimir destaca en el legado musical de Vásquez, la composición "de más de 200 obras sinfónicas para piano, violín, cello, música de cámara, óperas, y han estado extraviadas por casi 30 años, aquí la parte importante que hay que mencionar es la labor de su hijo, José J. Vásquez, él durante más de 30 años lleva buscando la música de su padre".

Tras el legado. La historia de este hijo que se ha entregado a la búsqueda de la obra de su padre es, para Vladimir, una inspiración.

"He conversado con el hijo del maestro Vásquez, yo necesitaba esta conversación porque para mí era importante tener un motivo conductor emocional, una historia dentro de este proyecto, no nada más es decir: 'Voy a llevar a grabar su música, porque es importante'. Pero, ¿por qué es importante? ¿Qué lo motivó a escribir esa música? ¿Qué decía su música? ¿Quién era como persona?

"Todos estos elementos dan como posibilidad escribir una historia importantísima para la emoción sobre la cual voy a trabajar. Y la mejor historia es la de la pasión con la cual José J. Vásquez se ha dado a la tarea de recuperar el legado que dejó su padre, esto para mí es el motivo conductor, ver que una persona está haciendo todo esto por amor a su padre, a la música, a lo que representa, todo esto habla de amor y el amor es el sentimiento más fuerte en la vida", expresa Vladimir.

En el mes de abril, comenzarán las grabaciones del primer disco. El proyecto incluye tres producciones para presentar el total de la obra para piano compuesta por Vásquez, incluyendo sonatas y música de cámara. A la par, comenzará a promover la obra en sus presentaciones. "Eso es lo más importante", dice el pianista, y hace hincapié en apreciar la obra de los compositores mexicanos.

"Nosotros en México tenemos compositores como Vásquez, Ponce, Moncayo, Chávez, que no le piden nada a la calidad de los compositores europeos, aquí el problema es que no valoramos lo que tenemos, porque no somos conscientes de la importancia que tiene nuestro patrimonio cultural nacional, ése es el problema, por eso hay que tocar la música, entender y valorar lo que tenemos en casa", agrega Curiel.

https://www.eluniversalqueretaro.mx/vida-q/vladimir-curiel-grabara-obra-para-piano-de-jose-f-vasquez?fbclid=IwAR132PJllbT5_r9sixy8lSCZiedELCjgGxSQYjhtOcQe5kd1jMN-RVPlHkk

Testimonio de oídas, de Radio UNAM, conmemora el doble aniversario de uno de los grandes fantasmas de la música clásica en México: José F. Vásquez

13 de enero de 2022

Primera parte de dos: 

La partitura de la vida parece reactivarse tras la pausa en la que había quedado aletargada la publicación de los dos programas que grabé en Radio UNAM, gracias a la invitación de mi querida Dulce Huet, dentro de su espacio <Testimonio de oídas>, un territorio dedicado a la voz de los artistas que hablan de artistas, en el que se han dedicado dos emisiones a la figura de José F. Vásquez, uno de los grandes fantasmas de la música clásica en México; a su trayectoria como docente, director de orquesta internacional, compositor prolífico, gestor cultural y funcionario universitario; a su legado fundacional, a su memoria, y a las interrogantes que rodean su incomprensible olvido, comenzando por el de las instituciones que él mismo fundó. 

Hoy aquí les comparto el enlace del podcast del primero de los dos programas transmitidos al aire en los últimos días del año 2021, cuando se conmemoró el doble aniversario de mi padre: 125 años de su natalicio, y 60 de su fallecimiento. 

Espero que este testimonio de oídas sea útil y aporte un poco más de luz para reconocer la figura de un músico fundamental del Siglo XX, y a su paso por la vida. Y que deseablemente provoque una serie de reflexiones hacia la toma de acciones pertinentes, pues el riesgo de extravío irreversible que ha corrido este patrimonio artístico legado por José F. Vásquez con el trabajo de toda su vida, no debe ser repetido por el bien de la música mexicana. 

Esta es la invitación para entrar con un clic a ese mundo bicolor del que venimos. 

Escucharemos fragmentos de su vasto corpus musical, acompañados por el doctor Gabriel Pareyón, musicólogo, investigador, y compositor, y por el maestro Ludwig Carrasco, director de orquesta y violinista, a quienes también agradezco mucho su amable colaboración, no sólo dentro de estos programas de radio, sino como parte de este empeño contra el olvido de José F. Vásquez.

Asimismo reitero mi gratitud a Dulce Huet, a Ismael Morales y al resto del equipo de Radio UNAM. Comenzamos... Y que todo fluya.

 https://www.radiopodcast.unam.mx/podcast/audio/27747 


Rescatan del olvido a José F. Vásquez

18 de diciembre de 2021

Yanireth Israde, Diario Reforma.

Cd. de México (16 diciembre 2021).- Su padre, el compositor mexicano José F. Vásquez, escribía música en hojas pautadas y él descifra misterios en archivos sin pauta.

José J. Vásquez Torres, dramaturgo, poeta y novelista, conjura así el olvido que padeció el también director de orquesta, pianista y académico, quien no sólo fue relegado de la historia musical del País, pues también había sido desterrado de su propia memoria, desdibujándose en sus recuerdos.

Su padre, compositor nacido en Arandas, Jalisco, el 4 de octubre de 1896, falleció en la Ciudad de México el 19 de diciembre de 1961, cuando él apenas tenía 10 años. Y 36 meses después murió su madre, la violinista Gloria Torres, quien trabajó en orquestas como la de Chucho Ferrer y acompañó a figuras populares como Toña "La Negra" y a jazzistas como Nat King Cole.

Junto con la orfandad comenzó a fincarse el olvido, hasta que su hijo, Omar Vásquez, preguntó un día, con la candidez de los 7 años: "¿Verdad que mi abuelo está en la enciclopedia?".

Fue una pregunta "gatillo" que disparó el deseo, cuenta, "de ir en busca del origen, cruzando la cortina de aquel olvido tan higiénico y tan útil que usé para construir mi mundo encima de la desaparición completa, en tan solo 5 años, de una familia: la mía".

Tenía 34 años cuando comenzó a investigar quién era José F. Vásquez, un hombre aficionado a la música desde pequeño, al grado de que sus padres tuvieron que vender el piano en que estudiaba horas y horas con la pretensión de desviarlo de su afición para que siguiera una carrera de las llamadas "liberales", como ha escrito el musicólogo e historiador Gabriel Saldívar.

En entrevista, con motivo del 125 aniversario del músico que fundó y dirigió por 25 años la Orquesta Filarmónica de la UNAM y de quien también se conmemoran, este domingo, seis décadas de su fallecimiento, Vásquez Torres cuenta cómo, tras perder a todos los parientes con los que vivía, las personas que se encargaron de él y de su hermana los despojaron de sus bienes, incluidas las partituras de alrededor de doscientas obras.

Esas partituras fueron "parte nodal de un expolio ejecutado a rajatabla y en poco tiempo. Dos niños huérfanos no representaron ningún obstáculo para su ejecución", dice sobre él y su fallecida hermana, María Rosa.

"Cuando quise regresar a mi casa -estaba en un internado- ya no existía. No tenía absolutamente nada. Fue un cambio terrible", rememora el escritor.

Buscar el rastro de su padre implicó convertirse en detective, una labor que se ha prolongado más de 30 años, durante los cuales ha localizado 187 partituras de quien también fundó Radio UNAM, la Facultad de Música de esta misma Universidad y la Compañía Mexicana de Ópera.

Considera que las instituciones culturales deberían involucrarse en el rescate del acervo de su padre, en reciprocidad a la labor que él realizó en ellas.

"El mío ha sido (un empeño) muy detectivesco, en un sentido casi alegórico del asunto. Por ejemplo, en enero pasado aparecieron unas sonatas para piano en un tianguis del oriente de la Ciudad de México. También rescaté hace años unos preludios en un bazar de La Lagunilla. Esto ha estado lleno de recovecos y de vueltas de tuerca, que para un guión sería buenísimo".

También frecuentó a los músicos de las orquestas donde trabajó José F. Vásquez, entre otras personas, y siguió las pistas que le daban hasta por fin encontrar a una antigua secretaria del compositor. Ella le ayudó a recuperar muchos recortes de prensa de los años 30 y 40.

"Y me guió hacia otras personas que podrían tener material de todo tipo. Yo buscaba principalmente las partituras, pero no desdeñaba si encontraba, digamos, un programa de mano del año 40 en Colombia. Así fui siguiendo este hilo detectivesco de caras, nombres y lugares", explica el escritor, quien recibía clases de piano de su padre, un profesor "muy serio y exigente, apostado detrás del humo de un habano Montecristo, siempre oscilante entre el fuego y la extinción, dentro de los límites de la gran biblioteca de olor también inolvidable".

Una de las partituras que su padre le dedicó el 13 de octubre de 1959 fue hallada fortuitamente el mismo día, pero de 1987. Vásquez Torres considera tal coincidencia como una señal.

"El 13 de octubre de ese año no pudo ser más perfecto para recobrar la partitura de la Pequeña suite para piano, dedicada de su puño y letra: 'Para mi hijo José Jesús... 13 de octubre... de 1959'. Una sincronicidad, diría (Carl Gustav) Jung, emergida como señal del buen camino".

La anécdota, dice, le cimbra cada que vez que la recuerda, y cada vez que halla una partitura se demora mirándola, aspira su olor, repasa sus dedos sobre el papel.

"Gracias al encuentro, partitura por partitura, esta obra de toda la vida de un músico pasó a ser un fragmento de mi organismo emocional. Desde aquel día ese músico al que muy poco conocía ha hecho más dulce mi calidad de vida, y cada vez que le pienso creo oír mejor el pulso de mi corazón".

Vásquez Torres anuncia que a principios del próximo año se grabará un primer disco compacto dedicado a la música que su padre, primer mexicano en dirigir la Orquesta de la BBC en Londres, compuso para piano, y existe un proyecto con la soprano María Katzarava para el montaje de la ópera El último sueño, estrenada en el Palacio de Bellas Artes el 28 de mayo de 1961 por un elenco encabezado por Plácido Domingo y Marta Ornelas.

El material reunido, así como las grabaciones y las actividades relacionadas con la obra de José F. Vásquez pueden consultarse en un sitio enriquecido: www.josefvasquez.com.

DIGITALIZACIÓN DE UN LEGADO

La obra de José F. Vásquez se encuentra dividida en dos grandes bloques que resguardan, respectivamente, el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical (Cenidim) de INBA y la biblioteca de la Facultad de Música de la UNAM.

Existen partituras localizadas que aún no han sido devueltas y varias extraviadas de las que se buscan todavía sus rastros.

Se puede considerar que un 90 por ciento del total de la obra ha sido recuperada, o al menos localizada, y que solamente el archivo bajo custodia del Cenidim ha culminado el proceso de digitalización. El resto se encuentra en vías.

El catálogo de la obra de José F. Vásquez que ha logrado recuperar su hijo durante más de tres décadas de búsqueda incluye ocho óperas, cinco sinfonías, tres conciertos para piano y orquesta, dos conciertos para violín y orquesta.

Y también el tríptico sinfónico Tres acuarelas de viaje, la Sinfonietta, la Suite romántica para orquesta de cuerdas, una Misa de réquiem, el ballet La ofrenda y las cantatas IV Centenario de la UNAM y Liberación, así como una serie de 60 lieder con textos en español y en latín y numerosos estudios para piano, tríos, sonatas, romanzas para cuerdas y piano, mazurcas y preludios para piano.

José F. Vásquez recibió diversos reconocimientos en vida, entre ellos el nombramiento como Hijo Predilecto del Estado de Jalisco y dos condecoraciones: la José Clemente Orozco o la Condecoración al Mérito, que le fue entregada por el Presidente Adolfo López Mateos en 1959.

Homenaje en CENIDIM

17 de diciembre de 2021

Barcelona, 17 de diciembre de 2021

Muy buenas tardes en México, buenas noches por acá.

Han de saber, amigos, que por primera vez desde que comencé este empeño hace casi 36 años, los aniversarios de natalicio y muerte de uno de los grandes fantasmas de la música en México, no están pasando desapercibidos para los medios masivos de comunicación ni para algunas de las instituciones de la cultura del país, por eso me congratulo y agradezco este cambio, y hoy mi gratitud corresponde a CENIDIM, y a mis queridos contertulios a quienes saludo con mucho afecto.

Durante mi reciente presencia en el programa Testimonio de oídas, de Radio UNAM, en la FONOTECA NACIONAL, así como en importantes medios de comunicación, abordé los aspectos biográficos de mi padre, así que hoy obviaré el tema. No voy a recordar su prolongada trayectoria, su lucha por la cultura y en general su paso por la vida dentro de la multiplicidad de funciones que acometió, sobre todo dentro de la UNAM; su trabajo fundacional, en la docencia, en la gestión cultural, en la promoción de la música nacional con énfasis en la ópera, como director de orquesta a nivel internacional, o como uno de los tantos compositores marginados a esa cara oculta de la música clásica mexicana, por motivos ampliamente discutidos; para todo ello basta la voz de los expertos.

Sólo diré que mi precoz orfandad a los 10 años de edad y la súbita muerte de toda mi familia, propició la ejecución de un expolio absoluto de mis bienes, incluido el corpus musical paterno. Sin embargo esto no explica su desaparición dentro del relato oficial, muy poco historicista por cierto, y no nos da luz si consideramos la importancia que ahora, en plena abuelidad, sé que tuvo ese hombre dentro de la cultura en México.

Y es este mi enfoque hoy, distanciado y con reflexiones que pongo en la mesa, pues más allá de ser mi padre, su caso sirve para recapacitar en lo que a mi entender una sociedad como la nuestra, debe corregir, si no quiere seguir exponiendo al patrimonio artístico del país, a pérdidas irremediables como pudo pasar con el archivo José F. Vásquez.

Porque si el tesón nuestro, e incluyo aquí a mis cómplices, ha servido para algo hasta este día, es para confirmar que la realidad está ahí para ser cambiada, porque si no ¿para que otra cosa está ahí? Y para demostrar que cuando hay voluntad hay camino, imprimiendo amor al arte, apertura de miras, conciencia de la responsabilidad que cada generación tiene con sus antecesores, más aún dentro del arte, pero sobre todo, trabajo. La fórmula secreta que ahora revelo, aquí entre nos...

Y aclaro a quienes han dudado de la seriedad de la página web, josefvasquez.com, que todo lo ahí contenido está sustentado por documentos y contrastado debidamente. El aval de los expertos aquí presentes no me dejará mentir, ni siquiera exagerar, no obstante mi condición de novelista.

A lo largo del camino me ha sorprendido oír o leer a los jóvenes músicos decir que sólo gracias a nuestra paginita original, en Facebook, pudieron descubrir quién había sido ese señor que, además de todo, escribía mal su apellido... Ya saben ustedes cómo somos estos, los Vásquez con ese y zeta...

Pero... ¿donde y cuándo debieron estos jóvenes aprender eso?

Y con este mismo asombro he visto correr una suerte similar a muchos otros compositores olvidados, varios de ellos vinculados de una forma u otra con don José F.

¿Por qué no se estudia quiénes fueron y qué hicieron, pero sobre todo, ¿por qué no se conoce y se toca su música?

Debe existir una diversidad de factores como respuesta, pero ¿ha habido conciencia de su existencia, un poco de voluntad y un mucho de curiosidad suficiente?

Seguro que sí, empeños emparentados con el nuestro, pero... insuficientes.

Desde mi enfoque de escritor y por tanto un extranjero aquí, he visto que ha sobrado ignorancia, desprecio, pereza, burocracia, y para empezar, eso: curiosidad.

Curiosidad por fortuna demostrada por un puñado de talentos que siempre se ha enfrentado a la ignorancia, que no se ha conformado con el menú tradicional, como los jóvenes que hoy investigan, que exploran hasta en bazares de la Lagunilla, como yo lo hice para recuperar un par de preludios; jóvenes que se arriesgan a presentar música desconocida, con tal de preservar los intentos de completar el rompecabezas, porque saben que en México hubo mucho más de una decena de compositores importantes. Y esos hoy los del olvido merecen reconocimiento, y nosotros merecemos conocerlos.

En fin que yo pregunto: ¿es posible reconfigurar los modelos educativos en las facultades, conservatorios y escuelas de música en México, incorporando esa cara oculta y todavía reservada en exclusiva para expertos? ¿conviene que los jóvenes mexicanos sepan más de la historia musical de su país y de las diferentes corrientes que la integran?

¿Es útil haber obviado toda esa música por causas más importantes que el conocimiento y el arte per sé?... porque la diversidad enriquece, creo yo.

Otra reflexión que aquí coloco dada mi larga penuria con el tema:

¿Será posible que a las nuevas generaciones de músicos se les conciencie acerca del respeto que se le debe al Derecho de Autor?

Dentro de un sistema materialista esto suele ser difícil de asimilar, sí, pero ¿podrían al menos impartirse cursillos al respecto?

Porque bien por ignorancia pero sobre todo por negligencia y hábito, el tema se menosprecia en México y con demasiada frecuencia, soslayando así su ilegalidad.

Hace poco un músico a quien llamaré Tartufo, dada mi predilección a la comedia y con tal de no agrandar la influencia del melodrama en México, iba a tocar obras de mi padre dentro de un concierto, y cuando le pedí comunicar al organizador que me contactara para resolver el tema, me dijo que: (abro cita) "Las instituciones oficiales no están acostumbradas a pagar las regalías",

Y la verdad que por casos anteriores me constaba que así ocurre algunas veces, argumentando falta de presupuesto para eso, como si fuera parte de algún alquiler secundario para la realización del concierto. En fin que cuando le hice ver al buen Tartufo que era una ilegalidad, me dijo que así lo comunicaría; y si no vuelvo yo al tema, no me hubiera enterado de la gran idea que tuvo el citado Tartufo como solución: excluir por iniciativa propia las obras de mi padre, ya sin haber insistido ante la institución organizadora del evento, y santo remedio. Esta es la versión oficial que recibí por un lado, junto con el discreto silencio del ínclito Tartufo.

Esto lo cuento como un ejemplo preciso de quien no aprendió el respeto que se le debe al patrimonio intelectual, transitoriamente privado, o peor, que sabiéndolo, por pereza se convierte en cómplice de este vicio de costumbre que perjudica, precisamente, las oportunidades de la música mexicana contemporánea, que como en el algún caso que hoy nos reúne, desapareció de las salas de concierto con rumbo hacia la cara oculta.

Y pregunto: ¿hay aún en las orquestas quien programa prefiriendo repertorio tradicional, porque no paga derechos, o me lo han contado mal?

Me parece que a pesar de la gran disparidad que hay en los niveles de conciencia de la gente, los músicos, los intérpretes, deben ser los primeros en defender a sus compositores, rescatándolos e interpretándolos, sin creer que le hacen un favor a alguien que no sea a la propia música. Pues insisto, es parte de nuestra responsabilidad como generación.

Asimismo, insto a las instituciones no sólo a cuidar de sus valiosos archivos musicales sino a difundirlos, utilizando o de ser preciso inventando nuevas herramientas en favor de los fantasmas de la música clásica mexicana, como mi padre. Porque la música es papel hasta que se convierte en la razón de su creación.

En el mismo tenor recomiendo la observación estricta y apegada a la ley, en códigos de conducta y protocolos de recepción cuando aparezcan donaciones fortuitas de patrimonio artístico, porque podrían ser de propiedad privada aún vigente según la ley.

Lo sé de primera mano; y cuando esta situación se presenta entorpece aún más el trabajo investigativo, pero sobre todo agravia tus derechos, efímeros, pero al fin derechos, como heredero universal.

Como investigador silvestre, asesorado sí, pero sin contar con las mejores herramientas ni recursos, creo haber cumplido mi parte. Pero ojo, se requieren fondos para resolver todo el trabajo aún pendiente, hasta conseguir la edición de las 187 partituras que integran toda la obra, hoy lista ya en formato digital.

Tenemos sólo 6 partituras editadas, 4 gracias a la generosidad del maestro Ludwig Carrasco, otra dentro de la tesis de maestría del joven músico Eduardo Flores Aguirre, ambos aquí presentes, y una más gracias al maestro Vicente Martínez Alpuente, director valenciano y amigo de esta causa, de ahí que esto deba dejar de verse como un empeño familiar simpático a contracorriente, y verse como lo que es: el rescate de una pieza del patrimonio artístico de México.

Así que en este punto del largo y azaroso rescate, pido su apoyo decidido a las instituciones, comenzando por aquellas que José F. Vásquez fundó, o a las que entregó toda su vida de trabajo. Y a que tengan a bien hacerlo desde esas misma fuentes de trabajo creadas en aquella época dorada, cuando los fantasmas inventaron las primeras piedras de lo que hoy tenemos.

Para terminar les cuento que cuando yo comencé todo esto, gracias a mi hijo Omar, yendo, como ya dije, de asombro en asombro y de pregunta en pregunta, muy pronto me dí cuenta del valor de aquella máxima que me repito cada vez que es necesario: Ars longa, vita brevis...

Y con esto quiero invitar a los coleccionistas, a los músicos, en especial al maestro Enrique Bátiz, quien aún conserva partituras originales de Vásquez, a que reflexionemos todos desde la transitoriedad de nuestros roles, y por tanto a obrar con generosidad con la reintegración del acervo, con objeto de ponerlo a salvo del azar y del deterioro natural a los que estuvo expuesto este archivo Vásquez, hasta que lo encontré; todo comenzó por un hijo en busca de su padre, pero algún día será patrimonio artístico de todos.

Nosotros solamente hemos sido un eslabón contra lo que parecía ser un irremediable olvido, hasta hoy detenido por la simple curiosidad, y como ya les conté aquí entre nos, a base de trabajo.

La magia sólo existe en la música, no en los métodos de su recuperación.

Mando un abrazo enorme a Gabriel, mi nieto, quién a sus 9 años debe ya estar descubriendo la historia de su apellido paterno, a través del bisabuelo.

Muchas gracias a CENIDIM, a todos ustedes, mis queridos contertulios, y a quienes hoy nos han prestado su atención vía Internet.

Buenas noches y muy feliz navidad.  

José J. Vásquez Torres.  

Arriba se presenta el video completo de la Mesa redonda-homenaje, celebrado el 17 de diciembre de 2021, organizada por CENIDIM. 

Contigo en la distancia

11 de diciembre de 2021

Amigos todos...

Me gusta mucho el concepto de Contigo en la distancia, utilizado aquí por la FONOTECA NACIONAL como un puente al servicio del mundo sonoro en derredor, en especial el que ha sido creado por el espíritu mexicano; es un lema que provoca el uso de la imaginación y del sentimiento. Dos elementos fundamentales del arte y dos fuentes de energía virtuosa dentro del campo de la música. Amén de remitirnos a la letra de un famoso bolero de César Portillo de la Luz.

Anoche, en horario de la Ciudad de México, venido desde la enorme distancia, diría José Alfredo, y a través de su música, don José F. Vásquez pudo compartir con Theo Hernández en México, con Ricardo Acosta en Berna, y conmigo en Barcelona, la resucitación de su voz, como si el tiempo además de la distancia no fueran las fronteras que son, a pesar de nuestros deseos y de nuestro amor.

-Contigo en la distancia... parecía decirnos anoche don José F. y por fortuna parece que... la distancia se va haciendo menos...

Ojalá.

Si no pudiste acompañarnos y si te apetece hacerlo cuando te sea posible, te invito a ver y a escuchar estos pasos de regreso de uno de los grandes fantasmas de la música clásica de México: José F. Vásquez.

Y a que si no la has leído todavía, recorras esta página web donde con toda amplitud se relata lo no relatado de su paso por la vida, y se sigue combatiendo contra el olvido.

Gracias a Theo Hernández por su interés, a Ricardo Acosta por su amoroso trabajo, a mis cómplices imprescindibles, y a todos ustedes por haberme seguido a través de los años detectivescos en busca de quien a hoy le podemos contestar que sí, que estamos de nuevo: Contigo en la distancia.

Y que todo fluya...

En la imagen inferior está el link para acceder a la presentación on line: 

Reviven su legado sonoro

10 de diciembre de 2021

Reviven su legado sonoro...

Parece ser que la consumación del doble aniversario de José F. Vásquez, 125 de su natalicio y 60 de su muerte, ha traído en favor de este empeño, una oleada de atención e interés de los medios masivos de comunicación, que mucho agradezco, pues sin su colaboración el combate contra el olvido es aún mucho más difícil.

En estos últimos días hemos visto cómo nos han dado múltiples espacios para retratar nuestros pasos más recientes hacia la luz que come sombra. Y hablo en plural porque el trabajo de mis cómplices ha sido definitorio para no perder el paso y continuar este camino iniciado hace 35 años, casi 36.

Voluntad hace camino... y la ley causa-efecto, ya se ve, no falla.

Pronto haré un resumen apropiado y con detalle de los avances concretados en este año tan inédito y caracterizado por el alcance de nuestra voz en esos medios, sin embargo no olvido que a la música sólo se puede considerar así cuando unas partituras empolvadas se convierten gracias a la metamorfosis sonora en la verdadera recompensa deseada por cualquier compositor. Y todavía nos falta mucho trabajo para conseguir que la obra musical de mi padre comience a ser contemplada dentro de las programaciones de nuestras orquestas, ensambles y solistas para cumplir su destino y sonar.

Aquí reproduzco esta publicación aparecida el día de ayer en Excélsior, gracias al interés y al seguimiento que Juan Carlos Talavera ha tenido con nosotros. En ella se anuncia la próxima grabación del primer CD con música en exclusiva de José F. Vásquez, gracias a la iniciativa de Ángel Ramírez y Vladimir Curiel quien con su amoroso trabajo han conseguido convencerme, debo decir, para hacer realidad esto, que hasta hace poco no se vislumbraba en el horizonte. El prestigioso sello británico Tocatta será el encargado de su distribución a nivel global.

Por todo esto y teniendo tan cerca el 19 de diciembre, fecha del fallecimiento de mi padre, por primera vez habrá un motivo de celebrar además de conmemorar su paso por la vida.

Mi gratitud a todos los involucrados a quienes con detalle he de mencionar en el resumen anual de un doble aniversario positivo y promisorio para este empeño contra el olvido de José F. Vásquez.

Un abrazo a todos, y que todo fluya...    

José F. Vásquez en el programa "Testimonio de oídas" de Radio UNAM

07 de diciembre de 2021

Del muro de Facebook  de Dulce Huet de Radio UNAM: 

Con un gusto enorme les anuncio que nuestros programas 500 y 501 en Testimonio de Oídas, estarán dedicados a José F. Vásquez, compositor, director de orquesta, pianista, maestro, gestor cultural y funcionario de la UNAM, quien este 2021 cumple 125 años de haber llegado a este mundo, y 60 de haberse ido. Su hijo, el destacado escritor y director escénico José J. Vásquez junto al violinista y director de orquesta Ludwig Carrasco, junto al musicólogo y compositor Gabriel Pareyón, nos develan quién fue este extraordinario músico mexicano cuyo legado merecemos conocer y escuchar. 

¿Nos desvelamos esta semana?

Martes 7 y jueves 9 de diciembre 1:00 am; RTS sábado 11 y domingo 12, a la misma hora. www.radio.unam.mx 

Presentación de la integral de Impresiones para piano en la Fonoteca Nacional

04 de diciembre de 2021

Sesión de escucha - La Fonoteca Nacional desde casa presentará uno de los fragmentos de la vasta obra pianística de José F. Vásquez: las 5 series de Impresiones para piano (1924-1928).

La interpretación estará a cargo del maestro Ricardo Acosta; con la participación del maestro José J. Vásquez, hijo y heredero universal de la obra del compositor, y como anfitrión, el maestro Theo Hernández.

La cita es el próximo día 10 de diciembre a las 20 horas de la Ciudad de México, por el Facebook y el canal de YouTube de la Fonoteca Nacional. 

Recital de ópera mexicana en Barcelona

04 de diciembre de 2021

Amigos todos, hoy es un día importante para esta familia y para esta lucha contra el olvido... y así la luz continúa comiendo sombra. 

Por vez primera a 125 años de su natalicio y 60 años desde su muerte, hoy podremos asistir en vivo acá en Barcelona, a un fragmento de la obra operística de José F. Vásquez. 

Dentro del recital de Ópera Mexicana organizado por la Compañía de Ópera, Nuestra Herencia Olvidada (2019 ), y en la magnífica voz de la soprano Ana Rosalía Ramos, escucharemos el aria "Los arrullos de la cuna", de la ópera El último sueño, estrenada el 28 de mayo de 1961, en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México. El reparto de aquella noche fue encabezado por Martha Ornelas y Plácido Domingo. 

El resto del programa para hoy es magnífico y abarca arias de óperas de nuestros autores más importantes entre los Siglos XIX hasta el XXI. Este evento nos llena de dicha y de orgullo, como familia y como mexicanos.Será un día ganado contra el olvido.

Mi reconocimiento y mi gratitud a esta compañía de jovenes talentos dedicados al rescate de nuestra ópera; ojalá su ejemplo cunda entre los cantantes y músicos de su generación.

Muchas gracias y nos vemos ahí.

La cita es el hoy sábado 4 de diciembre a las 20 horas.

Cuando hay voluntad, siempre hay camino...

Y que todo fluya. 

Ópera mexicana en España

18 de noviembre de 2021

Por Juan Carlos Talavera, diario Excelsior.

  • La compañía Ópera: Nuestra Herencia Olvidada, en colaboración con el Centro de Estudios Mexicanos UNAM-España, presentará tres conferencias-concierto de Ópera Mexicana en las ciudades de Madrid, Granada y Barcelona.

  • Buscan presentar un panorama general de la ópera mexicana, y su vínculo cultural con España y el resto de Europa.

Con la intención de reflexionar acerca de la identidad cultural mexicana y su vinculación con Europa, la compañía Ópera: Nuestra Herencia Olvidada (ÓperaNHO) y el Centro de Estudios Mexicanos en España de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM-España), presentarán una serie de conferencias-concierto a piano y voz de ópera mexicana en la Universidad de Granada, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, y la Iglesia de Sant Gaietà de Barcelona, los días 1, 3 y 4 de diciembre, respectivamente.

Estas presentaciones buscan observar, a través de un panorama general de la ópera mexicana, la manera en que la relación cultural entre España y México, así como la interacción con otros países europeos y americanos, desembocaría en la definición de un lenguaje musical propio y la creación de un género con características históricas y musicales propias.

El programa abarca obras desde el siglo XIX hasta la actualidad, y será interpretado por la soprano Ana Rosalía Ramos, el barítono Carlos Fernando Jurado y el pianista Fernando Saint Martin. 

El programa incluirá arias de compositores mexicanos de los siglos XIX al XXI, como Julio Ituarte, Miguel Planas, Luis Baca, Antonio de María y Campos, Cenobio Paniagua, Melesio Morales, Ricardo Castro, Felipe Villanueva, Carlos Jiménez Mabarak, José F. Vásquez, Federico Ibarra y Daniel Catán.   

De la Lagunilla a la edición: la recuperación de El último sueño de José F. Vásquez

Así ha titulado el maestro Emmanuel Pool su ponencia para el Coloquio Miguel Bernal Jiménez, Del pergamino a la web: Más de 500 años de documentación musical en México, en el marco del Festival de Música de Morelia del presente año.

La cita: Miércoles 17 de noviembre de 2021, a las 11:15 horas.  

🎶#UnDíaComoHoy, hace 125 años, nació José Francisco Vázquez, director de orquesta y compositor, fundador de la hoy OFUNAM 

4 de octubre de 2021

La luz continúa comiendo sombra...

La aparición de este documento visual me alegra muchísimo pues contiene un significado de gran importancia; tal vez sea el primero generado por algún organismo de la UNAM dentro de sus medios de difusión, de ahí la importancia que tiene para mí tras tantos años de insistencia para que las autoridades universitarias reivindicaran la figura, la memoria y el trabajo fundacional de este universitario ilustre que fue mi padre.

Gracias a Jorge Volpi, a quienes hayan tomado esta iniciativa, y a los realizadores del video que aunque es breve y no abarca toda su labor dentro de la UNAM, es suficiente como reflejo de la trascendencia de su trabajo dentro de nuestra máxima casa de estudios, a la que dedicó

más de la mitad de su vida.

Es probable que la website que hemos creado y que seguimos construyendo contra su olvido, además de todos los eventos y entrevistas realizadas, enfocadas en él, hayan sido al fin escuchadas y utilizadas como su fuente de información.

Ojalá que el interés sea mantenido de tal forma que José F. Vásquez sea recuperado para la historia de la UNAM, de la que forma parte, a pesar de todo.

Este ha sido un día ganado contra el olvido.

Y que todo fluya...

Noticias  

https://www.facebook.com/watch/?v=638282700911054&ref=sharing 

Ópera: Nuestra Herencia Olvidada

Efemérides del 4 de octubre

¡Ayer se cumplieron 125 años del nacimiento de una de las figuras más importantes en el desarrollo institucional de la música en México!
José F. Vásquez, además de ser un prolífico compositor y director de orquesta, fue un incansable agente cultural que fundaría y dirigiría por 25 años a la OFUNAM
¡Celebramos el aniversario 125 de su natalicio!
#óperanuestraherenciaolvidada #laóperanospertenece #JoséFVásquez

125 años del Natalicio de José F. Vasquez

Por Música en México octubre 3, 2021. 

Este 4 de octubre se celebran los 125 años del natalicio del compositor mexicano José F. Vasquez (1896-1961).

El maestro Vásquez nos ha legado un corpus musical cercano a las 200 partituras y su catálogo incluye ocho óperas, cinco sinfonías, tres conciertos para piano y orquesta, dos conciertos para violín y orquesta, el tríptico sinfónico Tres acuarelas de viaje, la Sinfonietta, la Suite romántica para orquesta de cuerdas, una Misa de réquiem, el ballet La Ofrenda, la cantata IV Centenario de la UNAM, la cantata Liberación, una rica serie de 60 Lieder con textos en español y en latín, además de numerosos estudios para piano, tríos, sonatas, romanzas para cuerdas y piano, mazurcas y preludios para piano; todas ellas integrantes de un acervo recuperado tras un prolongado periodo de búsqueda y ardua investigación, debido al extravío de más de casi tres décadas.

Afortunadamente, en la actualidad podemos disfrutar de su música gracias a esfuerzos de músicos jóvenes como el pianista Ricardo Acosta, quien se ha dedicado en los últimos meses a promover la obra pianística de Vásquez en distintos estados de la República.

https://musicaenmexico.com.mx/125-anos-del-natalicio-de-jose-f-vasquez/

Imágenes del recital en el Museo Arocena de Torreón, Coahuila, México

0ctubre 01 de 2021.

La celebración del recital de música para piano solo, efectuado en el Museo Arocena de la ciudad de Torreón, Coahuila, tiene ecos importantes dentro del combate contra el olvido de uno de los grandes fantasmas de la música clásica en México: José F. Vásquez; por un lado ha venido casi a coincidir con el 125o aniversario de su natalicio, el 4 de octubre de 1896, pero además establece una fecha muy significativa para el corpus musical del compositor, pues hasta donde se tiene noticia, ha sido la primera vez que se realiza la interpretación conjunta de las 5 series de Impresiones para piano solo, escritas entre 1924 y 1927. 

El concierto del joven maestro Ricardo Acosta ha sido muy exitoso, y por tanto habrá que encomiar no sólo su talento como pianista, sino también la curiosidad que lo ha llevado a inconformarse con lo establecido y tocar la música de un músico tan olvidado como lo es el maestro Vásquez. Asimismo, es justo señalar el amoroso trabajo de revisión y estudio realizado en cada una de las partituras, algo que sin duda se ha visto reflejado en su interpretación.

Probablemente con este recital se haya conseguido que por primera vez en muchos años, desde su muerte en 1961, uno de los aniversarios importantes de José F. Vásquez no pase desapercibido; y por esto los melómanos debemos congratularnos. 

Las imágenes superiores muestran el programa de mano del recital, dos fotografías del joven maestro Ricardo Acosta, y una antigua fotografía de José F. Vásquez que data de 1954.


   

Recital en el Museo Arocena de Torreón, Coahuila, México

Septiembre 30 de 2021.

Invitación para los amigos de Torreón y cercanías.

Esta noche se celebrará un recital de piano con la obra de José F. Vásquez, a cargo del joven talento mexicano Ricardo Acosta. 

Tal vez todavía sea posible conseguir boletos.

Por cierto, en el cartel han vuelto a escribir mal el apellido Vásquez; un error recurrente inculcado por la costumbre de suponer y no de leer. 

La luz continúa comiendo sombra...

Y que todo fluya. 

Recital en la embajada de México en Berna, Suiza

Septiembre 23 de 2021.

Como parte de los actos de conmemoración del Segundo Centenario de la Independencia, la ciudad de Berna, capital suiza, acogerá un recital de música de piano del maestro José F. Vásquez, dentro de la conmemoración del 125o aniversario de su natalicio, y el 60o de su muerte. 

El maestro Vásquez nos ha legado un corpus musical cercano a las 200 partituras, casi todas recuperadas y en proceso de digitalización para su posterior revisión y futura edición. Actualmente se cuenta ya con las primeras 4 obras editadas y disponibles, gracias a la generosidad del maestro Ludwig Carrasco. La obra que Vásquez dedicó al piano es junto con la obra vocal, la más numerosa de su producción.  

El concierto estará a cargo del joven talento del piano mexicano, Ricardo Acosta; con la presentación introductoria del escritor José J. Vásquez Torres, hijo y heredero universal del maestro. 

La transmisión con acceso gratuito on line, será el próximo lunes 27 de septiembre de 2021, a las 18 horas locales (11 horas de la Cd. de México).

Que viva la música mexicana rescatada del olvido.

Qué viva México.

  

Gala de ópera mexicana en Bellas Artes...

Septiembre 05 de 2021.

Amigos todos: 

Luego de ver esta gala de ópera mexicana, me ha quedado un grato sabor en el alma y una reflexión: ¿Por qué no se canta más ópera nuestra en el país donde se escribió, en el país para el que se escribió, y que proviene de quienes vivieron los diferentes prólogos de lo que hoy somos? 

¿Por qué no se llevan a escena de manera continuada en su propio país? 

Yo estoy muy feliz de haber vuelto a escuchar el aria Virgencita del alma, perteneciente a la primera ópera que escribió mi padre a la edad de 15 años en 1911, me ha gustado mucho la interpretación de Zaira Soria, a quien no tengo el gusto de conocer pero a quien felicito cálidamente. 

Sin embargo intuyo que todo esta mágnífico programa se hizo realidad gracias a la iniciativa de un amante de la ópera mexicana que por fortuna encontró el respaldo necesario para su realización, el maestro Iván López Reynoso. 

Hago votos para que nuestros escenarios y nuestras orquestas se interesen y toquen lo nuestro no sólo en el mes de septiembre sino todo el año, porque esto es lo que somos; esto. Y mucho me temo que estas obras difícilmente cobraran vida en otros países, si antes en México no se les reivindica. 

Ha sido una velada magnífica de reencuentro o de descubirmiento de lo que fuimos y de lo que llevamos en la sangre por que somos esto... esto que vimos y que escuchamos, gracias al arte. 

Hemos salvado un día, pues como acostumbro decir en estos casos: La luz continúa comiendo sombra... y todo fluye... 

De mi parte, como hijo y heredero universal de José F. Vásquez (no Vázquez, por cierto), muchas gracias. Y Enhorabuena a todos quienes aman la ópera; a todos los que estuvieron presentes, un saludo afectuoso desde Barcelona, pero eso sí, con un poquito de envidia...

José J. Vásquez

Este es el link del video del concierto que por razones técnicas no es posible incluir en esta página: https://fb.watch/7RvVUEFd0x/


José F. Vásquez o la injusticia del olvido

01 de julio de 2021 

Hay una parte de mí que no se extraña de que la mayor parte de los posibles lectores de este artículo no sepan a quién nos referimos, hay otra que se escandaliza.

Que la mayoría de los mexicanos no recuerde a quien fuera el fundador de la Filarmónica de la UNAM, de radio UNAM y de la propia Facultad de Música de nuestra máxima casa de estudios, es penoso y muy triste. 

Desde hace ocho años me involucré en el rescate, conservación y difusión de este archivo que parece una locura que no haya sido valorado en su justa medida. Tengo el enorme miedo de haber llegado muy tarde pero la certeza de haber al menos llegado.

Desgraciadamente, tenemos que admitir que hemos logrado más solos, José Jesús Vásquez (su heredero universal) y yo que con la ayuda de las instituciones. Sin embargo, también hay que hacer notar que nunca nos hemos sentido solos. Nos hemos topado con montones de personas, de músicos y de artistas preocupados por este legado y la verdad es que tenemos una ópera transcrita en vocal score, varias obras de envergadura también en transcripción y publicación, así como una página web que cada día recibe más visitas. El montaje de una de sus óperas está en proceso de producción con el Studio Katzarava y cada día se abren más posibilidades para la interpretación de su obra.

Fue tal el entusiasmo de los asistentes al Diplomado de Ópera Mexicana con la sesión dedicada a este compositor que las sesiones con el director de orquesta catalán Melani Mestre, se tuvieron que alargar y aumentar.

Nada de esto borra la espantosa historia de saqueo y expolio de este archivo, que afectó primero a sus hijos y herederos, pero supuesto, pero que nos dejó a todos los mexicanos sin parte de un legado que es nuestro y que ni siquiera hemos tenido acceso a él.

Creo que no es exagerado comentar que es una absoluta lástima que nos hayamos perdido tantos años de escuchar a un compositor como Vásquez. Un intelectual que trabajó tanto para que la música fuera parte de la formación de los jóvenes, que trabajó tanto por la educación musical y que dejó un legado enorme de música para orquesta, para piano, para voz etc.

Nadie puede contarlo mejor que su hijo y aquí tienen, una historia más de un desastre que estamos empezando a componer.

Enid Negrete - Doctora en Artes Escénicas.

Preguntas a contrapunto

1- Introito.

El olvido es el peso muerto de los hechos humanos; un lastre que con frecuencia se cohesiona con la ignorancia maquillada; la más feroz cuando se exhibe como la ñoña exquisitez de la predilección de lo extranjero.

Contra eso sólo queda el poder de la curiosidad, porque hay dos formas de ver la vida, con miedo o con curiosidad.

Como el único hijo sobreviviente de uno de los grandes fantasmas de la música clásica mexicana, la única herencia que tengo de él es su palabra en la mía, su ideario vital en el mío, su historia en mi mano, su olvido en mi recuerdo en aquél niño que fui, cuando vivieron sus batallas en favor de la cultura, sus ejemplos más simples, sus logros incuestionables, sus empeños y su filosofía, y su inexplicable derrota frente al olvido institucional que ha venido resistiendo hasta hoy, su paso por la vida.

Porque José F. Vásquez, forma parte de la larga lista de músicos mexicanos, desconocidos para el público, incluso para los músicos jóvenes; no sólo como compositor sino también como personaje distinguido de la historia cultural del país. Una grieta en su conocimiento que por su rareza puede aportarles luz y respuestas fuera de programa.

A mí hace tiempo que me gusta la naturaleza de la excepción y de ahí la existencia de mis preguntas que tres décadas y media después, en buena parte siguen vigentes.

¿Es posible desconocer la existencia de un corpus musical vasto y diverso, formado por casi 200 partituras, y una trayectoria tan larga y exitosa?

Es posible; los años de trabajo me permiten saber que la historia del arte en México y su estudio, se han gravado de inacción y negligencia; y que la mano de sus escribanos ha propalado verdades parceladas bajo la criba del poder, suprimiendo su nombre del relato histórico de la música mexicana.

Además sus partituras se extraviaron debido a un expolio cometido a rajatabla, al morir mi madre, tres años después que él, y luego estuvieron arrumbadas y carentes de cualquier cuidado profesional, demasiado tiempo, hasta que una a una, las encontré.

A la luz de nuestro modesto resultado particular en pos de uno de los fantasmas de la música mexicana, parece revelarse una exigüidad investigativa y la disgregación del criterio académico, que estudia a ciertos compositores sólo en posgrados, casi como rara avis, acaso por desinterés, por desconocimiento o costumbre, por desidia, y en algún caso incluso por desprecio de quien administra y decide, anteponiendo su complacencia o su pereza limítrofe, y criterios ajenos al respeto por el arte y a la historia de las propias instituciones que representa.

Visto desde mi enfoque literario, el tema de mi padre representa un apetitoso poema sinfónico de carácter detectivesco, un rompecabezas absolutamente fragmentado pero turbador, dada mi relación filial, pues sobre todo al inicio, mi actividad fue permeada por la naturaleza del dolor vivido en primera fila; porque la orfandad precoz es como la vida misma: enseña pero no explica.

Nuestros efectos de investigación, aún marginales, han logrado desenterrarlo del olvido absoluto, sin contar con recursos de instituciones como las que el mismo Vásquez fundó, abriendo aulas, orquestas y fuentes de trabajo que hoy siguen vigentes, donde tal parece que el déficit no ha sido presupuestario, como me han dicho, sino de voluntad.

Algo que podría estar variando debido a la postura de algunos funcionarios actuales, pero en especial debido al empuje de la nueva generación de profesionales que aman la cultura desde toda posición, y que no se conforman con recibir un menú tan reiterativo.

Porque cuando hay voluntad, siempre hay un camino.

Por tanto a partir de la localización y del rescate alcanzados hasta la fecha, de al menos 184 partituras, la custodia, preservación, y necesaria difusión de la obra, debiera ser una prioridad institucional y no sólo un empeño familiar yendo a cuestas, apoyado por un pequeño grupo de amigos y de una red de complicidades solidarias tejidas a lo largo del camino, cuya primera meta ha sido la apertura de la web joséfvasquez.com, como su mejor ejemplo.

Porque esta historia de 35 años de búsqueda y rescate de partituras, incluso de un bazar de la Lagunilla, no puede entregase al vacío; no debe haber rendición por carecer de ayuda oficial; ya hay demasiado olvido coligado a la ignorancia y a la dejadez funcional de este país, donde el parasitismo de conciencia ignora dos deberes primigenios: ser feliz pero también ser útil.

2- Poco Allegro, pero andante

¿Por qué la trayectoria de mi padre es un relato inexistente dentro de la historia de la música de México?

Aquí persiste un silencio en la partitura; si bien el relato de su rescate bien podría acabar siendo una parábola muy provechosa para esta misma historia, y no sólo desde un enfoque musical. Siempre que la moraleja no vuelvan a escribirla los mismos.

¿Por qué mi reseña es breve pero no frágil frente a lo típico narrado, donde falta un sentido historicista y ecuánime que impida marginar informaciones y hechos de una cara oculta colmada por creadores valiosos, de modo recurrente, indolente, acaso miope, en agravio del conocimiento de la totalidad de nuestros valores musicales?

¿Será posible la revisión de programas educativos en las escuelas de música?

¿Sería fructuoso abordar las asignaturas desde un diseño con mayor alcance de miras; más sano, incluyendo el estudio amplio de toda nuestra música? Porque nada justifica oir a jóvenes egresados de las facultades, escuelas y conservatorios, quienes al menos a mí me han dicho, repetidamente, que han podido conocer quién fue y qué hizo este señor Vásquez, de apellido exóticamente escrito, sólo por la persistencia de este proyecto nuestro, o gracias a su inquietud personal para descubrir su obra, su labor docente o como funcionario cultural, como director de orquesta internacional, o su tenaz defensa y promoción de la ópera mexicana.

¿Será posible corregir esto?, y no sólo hablo de él, por supuesto, porque el conocimiento es su derecho como artistas y como mexicanos.

¿Dónde deberían haber hallado estos jóvenes la respuesta a tanta pregunta aún vigente?

¿Dónde debieron conocer y estudiar la obra de este compositor, así como la de tantos valiosos fantasmas nuestros?

¿Dónde se aprende que en México han existido mucho más de los 6 o 7 autores importantes, a los que por cierto, y sólo gracias al furor patrio, las orquestas tocan mayormente en septiembre?

¿Será posible implantar cambios para que la luz siga comiendo sombra, y como dice Enid Negrete, para pensar en México de otra manera?

¿O renunciaremos a esto y que la próxima generación se arregle como pueda?

Porque tengo la impresión de que por nuestra raza no han hablado aún todos los espíritus. Y que en esta partitura sobran silencios.

Pero un cambio es la pugna entre necesidad y resistencia; ¿qué pesa más?

Sobre el anonimato y demérito de JFV dentro y fuera de la UNAM, me hago preguntas, tomando el riesgo propio de quien hurga en la gratitud ajena:

¿Existe alguna escuela oficial o universitaria que lleve su nombre?... No.

¿Existe una orquesta oficial o universitaria llamada José F. Vásquez?... No

¿Existe alguna sala o recinto, al menos un aula universitaria donde con su nombre se le recuerde con gratitud por sus casi 40 años al servicio de organismos musicales dentro de la UNAM?... No.

¿Hay alguna agrupación orquestal de cámara o algún coro o ensamble con su nombre?... No.

¿Hay algún premio de dirección orquestal, composición o docencia, dentro de la UNAM, que conmemore su labor?... No.

En su calidad de fundador y universitario ilustre, ¿se programa con regularidad alguna de sus casi 200 partituras, dentro de alguna de las agrupaciones universitarias?... No.

¿Hay interés en realizarlo, al menos por curiosidad o por fidelidad universitaria?... No; todo indica que no.

¿Se le reconoce como el primer Jefe del departamento de Radio de la universidad?... No.

¿No serán demasiados noes?

¿Se merece algo de esto, o es una exageración filial?

Cómo rige la máxima de que únicamente somos lo que hacemos o dejamos de hacer, el único sí; el único memorial a los fundadores de la hoy OFUNAM, amén de un párrafo del programa de mano actual, fue la colocación en 1996 de una placa alusiva en el vestíbulo de la Sala Nezahualcóyotl, efecto de mi perseverancia. El resto de mis peticiones sigue formando parte de la inacción que puebla la realidad de los noes, como leitmotiv de su relación con las instituciones que fundó o dirigió dentro de la UNAM, y en las que invirtió casi toda su vida laboral.

3- Troppo largo assai

¿Cómo inició todo esto?... Me lo preguntan siempre. Y como casi todo lo útil en la vida, fue con una duda que de inmediato se volvió esperanza

¿Verdad papá que mi abuelo está en la enciclopedia?

Así fue la génesis; con la pregunta de un niño de 8 años cargando un gran libro en mitad de su fiesta infantil, de cara a la incredulidad de sus amiguitos. El niño fue Omar; mi hijo, por quien hoy además disfruto de la feliz abuelidad con Gabriel, mi inspiración.

En aquel instante se abrió la lenta y profunda asimilación que cambió mi vida, pues hasta ahí, ese joven padre y trotamundos que fui entonces, en cada visita a una sala de conciertos o al ser preguntado sobre su pasado musical y el olvido de su padre, respondía aún en un tempo doloroso, pero en el fondo con la utópica idea de que: el tiempo habría de poner las cosas en su lugar...

Una falacia total, contraria a los dictados que la orfandad precoz me había demostrado, pero que hasta ese día surgió como una prioridad antepuesta incluso a la vida que hasta entonces yo llevaba.

Con todo por hacer generé cambios y remodelé mi vida, mi tiempo y mi profesión. Era como haber descubierto un nuevo continente pero en trozos y con remembranzas acalladas en la partitura; era levantar un proyecto de migajas aptas como material para ensamblar un personaje muy cercano, entrañable, añorado, pero terriblemente desconocido.

10 años de vida común entre aquél niño que fui, y su padre, habían impuesto una clausura de palabras y de vivencias truncas, de modo irremediable.

Así puedo explicar que mi trabajo registrado en la sección Memorial dentro de la web, sea caleidoscópico y enfocado desde los ojos del niño que fui. Con la perspectiva de la memoria restaurada en modo de rompecabezas filtrado por la oralidad de sus contemporáneos entrevistados durante los años de búsqueda y localización de las partituras. Asimismo, nutrido en fuentes heterogéneas de información de la época; artículos, entrevistas, programas de mano, convocatorias, fotos, carteles, declaraciones y reportajes hechos al personaje del mundo cultural de primera mitad del Siglo XX. Testimonios avalando aquella máxima de la dramaturgia que aprendí con mi querido maestro Hugo Argüelles, de que al personaje se le conoce no por lo que él dice de sí mismo, sino por lo que los otros dicen de él.

De ese modo, paso a paso, la curiosidad y la pasión fueron ganando terreno a la nostalgia, como un eclipse benévolo avanzando con la luz inherente al conocimiento. Pese a ello, cada hallazgo creó una letra en la página en blanco, y con la emoción in crescendo fui colmado por el asombro, pues cada uno de esos instantes fueron editando células renacidas y trozos recuperados del expolio, encima, eran toda una revelación que me hacía cavilar con incredulidad...

¿Cómo era posible?...Y así llegué a los días de los "cómos a contrapunto ".

4- Grave

¿Cómo era posible que José F. Vásquez, ya no mi padre, haya desaparecido, expulsado de la historia cultural mexicana?

¿Cómo se comprende la pérdida de fragmentos sustanciales en la historia de la música en México, como los vividos y gestados por este hombre?

¿Cómo es que se hayan velado sin explicación, sus batallas en favor de la cultura, sus ejemplos más simples, sus logros incuestionables, sus empeños inquebrantables, su éxito a pesar de todo, sus triunfos en el extranjero, o la generosidad de su filosofía y la modernidad de su labor docente?

¿Cómo pueden soslayar los frutos de sus largos años de trabajo, quienes han resultado ser sus propios beneficiarios, en un atril, en un podio, en un aula, o en un escritorio lujoso?

¿Cómo pudo borrarse su prolongado conflicto contra la ignorancia?

¿Cómo que ni siquiera por error se toque algo de una obra semejante?

En otro contexto quizá sería menos explicable, pero en México, por todo lo antes dicho, y por una conexión de factores oscuros y azarosos, hay en gran medida respuesta, amarga pero al fin respuesta a preguntas de tal calado.

Sin embargo, luego de los "cómos" vinieron los "por qués"... Hasta que de modo progresivo la edad fue curtiendo la perspectiva de mi andadura en pos de un padre y su obra; esto giró mi enfoque como efecto natural de mi cambio cronográfico de la vida frente al tiempo restante, y como resultado de la merma natural de la energía y hasta de la salud, lo que me llevó a centrar cualquier idea sólo en trabajar; y reitero mi gratitud a mis amigos, a mis cómplices imprescindibles, a la generosa contribución de donantes, algunos anónimos o apenas conocidos a través de la red, que hicieron posible la apertura de la web; gracias a tal fuerza, la luz sigue comiendo sombra... Aunque con la conciencia de lo que somos, del medio en derredor, y de la circunstancia que como realidad hemos creado todos con lo que hemos hecho, pero también y sobre todo en casos como el de José F. Vásquez, con lo que como contemporáneos hemos dejado de hacer.

¿Algún día seremos testigos de un medio favorable o al menos que no sea hostil, omiso, negligente, y a veces despectivo con la cultura en México?

Pues según las noticias venidas por el túnel del tiempo, que tantas veces he cruzado en pos de réplicas, tal pregunta fue respondida hace años por este músico a quien decidí no dejar en el olvido.

Su respuesta trascendió a base de sueños de éxito traídos al presente, en el cimiento de los edificios de instituciones aquejadas de alomnesia; un desorden de la memoria que implica distorsión en el recuerdo de una situación pasada. Como su fundación, por ejemplo.

Como no saber lo que deberías saber, para saber lo que eres por lo que antes de ti ocurrió; los años del prólogo tan en contra que les tocó vivir a los fantasmas de la cultura, como mi padre.

De él podría agregar anécdotas inéditas de todo tipo... Desde que en 1941 organizó un concierto solidario para dos autores polacos de la Varsovia ocupada entonces por los nazis, hasta que un día se bajó del coche a defender a un hombre pequeño que estaba siendo golpeado por otro mayor.

Que fue en 1913, a los 17 años de edad, cuando encabezó la protesta que puso a salvo los restos de Ernesto Elorduy de la fosa común. O que en 1945, en Bellas Artes, dirigió las seis sinfonías de Tchaikowsky en una semana simbólica, con el ejército rojo a las puertas de Berlín.

Podría citar su clarividencia colaborando estrechamente en la creación de la Orquesta Sinfónica de Yucatán, o que dio su apoyo total a la Orquesta Típica de la Ciudad de México, y su protección a las bandas de Marina y de la Defensa. Que fue jefe de la sección de música del Gobierno del DF, que es hijo predilecto de un estado que no lo recuerda. Que junto a José Rocabruna da ejemplo de longevidad sobre un podio compartido... Quizá no sea récord pero sí un rasgo de carácter de ambos... Y sin duda pocos saben que a los 14 años de edad compuso su primera obra y un año después una opereta. Las anécdotas suyas que he ido recopilando durante 35 años, nos darían para otro texto.

Pero quiero citar la magia encerrada en todo esto, con una muestra:

El 13 de octubre de 1987, no pudo ser más perfecto para recobrar la partitura de la Pequeña suite para piano, dedicada de su puño y letra: Para mi hijo José Jesús... 13 de octubre... de 1959.

Una sincronicidad, diría Jung, emergida como señal del buen camino.

Sin embargo, será mejor encaminar los hechos hacia la ópera; una de sus grandes pasiones. A la que entregó la mitad de su vida. De hecho, escribió 73 obras vocales entre óperas, misas, cantatas y lieder.

Para esto elegí una entrevista suya enlazada con la ópera mexicana, una prioridad no sólo como compositor de 6 de ellas, más una opereta, sino además como promotor, empresario e impulsor del género en favor de la obra de otros autores nacionales y no sólo de la suya.

Es una entrevista de 1934 que evidencia su papel como gran promotor del género nacional, menospreciado entonces quizá tanto como hoy, y esto nos dará la medida del conflicto encarado con tal de hacer oír la obra mexicana.

¿Un asunto recurrente y actual?...

Al principio mi padre explica el método implantado en la Escuela Libre de Música que él mismo había fundado en 1920, gracias a un préstamo bancario y al trabajo solidario inicial entre amigos. Habla de la independencia en su funcionamiento, subordinado únicamente al pago de cuotas del alumnado, y desmenuza el método que creó e implantó, podría decirse: personalizado y aún vigente, basado en las diversas capacidades artísticas de cada aspirante, abatiendo así esquemas educativos antiguos y pensando que ni el tiempo ni el trabajo deben ser factores reguladores del aprendizaje, sino lo que por razón natural lo determina: la capacidad artística de cada individuo.

La segunda parte del diálogo discurrió hacia la organización de la compañía de ópera en cuyo repertorio sólo habían autores mexicanos. "El decorado y los vestuarios fueron costeados exclusivamente por esta Escuela"... Aclaró el entrevistado.

A continuación compartió una lista de óperas presentadas; la mayoría, ya se sabe, jamás han vuelto a recuperar su vida en el escenario.

En aquel año, con sus alumnos, JFV presentó: Atzimba de Ricardo Castro, en el Teatro Nacional (hoy Palacio de Bellas Artes). Due amori de Rafael J. Tello en el Teatro Arbeu y en algunos teatros de los estados. Así como Citlali, El Rajah, y El Mandarín de su propia autoría. Y agregó: "Tenemos montadas La Leyenda de Rudel, también de Castro y Nicolás Bravo del maestro Tello".

Luego señaló que casi todos los conciertos de la escuela programaban obras mexicanas, tanto de autores consagrados como de nuevos valores. Y si esto ocurría dos años antes de la fundación de la hoy OFUNAM, podemos imaginar ya su necesidad por tener una orquesta sinfónica básicamente enfocada en la difusión de la obra universal con énfasis mexicanista. Un cometido cumplido cabalmente en cada temporada durante sus cinco lustros como director titular de la sinfónica universitaria. Un tema que daría para otro texto.

Hacia el final, Vásquez recuerda que su labor escolar finalizó aquél año, organizando un ciclo de homenajes-conferencias sobre "Nuestros grandes desaparecidos"...

Y subrayo que me encanta el adjetivo posesivo que usó entonces al evocar la figura de los músicos mexicanos muertos, en riesgo (yo supongo) ante los biombos mentales y la burocracia siempre activa en contra de la memoria histórica, más aún la de artistas no populares, y más todavía si el caso atañe a creadores ajenos al poder establecido.

No puedo saber si en ese renglón de la charla, José F. Vásquez pudo presentir algo, es difícil aventurarlo, pero no deja de ser ingrato que hoy las instituciones que él erigió y las orquestas que él fundó, no le concedan los adjetivos posesivos que tanto bien hacen a la dignidad de las mismas, y a la preservación de la verdad de los hechos que nos explican mejor, por qué somos lo que hoy somos.

Por cierto, aquellas conferencias fueron ilustradas por la obra de los recordados y presididas por sus familiares. Una manifestación de respeto a los herederos que por desgracia no siempre se consuma.

Y el hecho de que la Secretaría de Relaciones Exteriores de entonces, usara después los textos de cada evento en la propaganda cultural extrafronteras, también bosqueja todo un perfil de la época.

Dos años después de la entrevista, él concretó la fundación de la hoy OFUNAM como parte del magno proyecto cultural de la UNAM. Una agrupación que con muy pocos recursos y sueldos muy bajos vio la luz. Donde se inventaron concursos de composición, piano, violín; conciertos didácticos, conciertos gratuitos en los primeros 3 años de la OSU, ciclos de conciertos al aire libre o en foros populares, los primeros en el Alcázar de Chapultepec en 1952, todas iniciativas en pro de la música y en pos del público juvenil.

Mención aparte merece su peregrinaje para conseguir patrocinios privados que varias veces salvaron la vida de la orquesta frente a la permanente fragilidad presupuestaria.

¿Un Sísifo desde el podio?

En 1937 y nombrado por el rector Gustavo Baz, encabezó los brotes verdes de una radiodifusora cultural dentro de la universidad: Radio UNAM, a la que como su jefe dirigió con independencia y bajo la misma premisa cultural, popular; orientada en esencia a captar al público juvenil tan próximo al Anfiteatro Bolívar, primera sede de la orquesta, un recinto frecuentemente atiborrado con jóvenes emocionados, sentados incluso en las escalinatas. Un panorama inspirador hacia el futuro, dijo algún periodista...

Ante los hechos hoy palpables y pese al relato oficial que no le concede ese pronombre posesivo que le corresponde, consecuencia de la historia institucional, por su espíritu habla su labor que aún fluye.

Porque no es igual decir en los programas de mano: "En su fundación, la Orquesta de la Universidad estuvo a cargo de José F. Vásquez y de José Rocabruna... que decir: Nuestros fundadores los maestros: José F. Vásquez y José Rocabruna... Porque así como están plasmados los 25 años del intrincado inicio institucional, acaban discretamente marginados en una mención menor de 33 palabras en un sólo párrafo, de dos empleados que estuvieron a cargo... Donde toda labor creativa, artística y promotora es borrada de un plumazo, incluido el título de maestros, ganado a fuerza de vida.

Uno de esos casos donde la importancia de la partitura suele no ser visible; o de cómo 25 años no son nada, sin tener que ser un tango.

Corregir esto sería un chispazo de conciencia que impregnaría la realidad presente de un sentido responsable, inclusivo e historicista del que carece; donde el olvido sería de todos, pero la memoria también.

-¿Podría decirnos, maestro, qué proyectos tiene para el futuro?

Esa fue la última pregunta, y la respuesta se disipó tras la resurrección a manos del escáner. Por eso en mi calidad de su heredero me atrevo a especular con su respuesta, con la ventaja de conocer hoy las luces de su aventura humana oculta detrás del biombo mental burocrático de la omisión, y de la marginación selectiva.

Quizá aquél hombre, por entonces en plena floración intelectual, encuadrado por un momento en el inevitable crepúsculo vital que se avecinaría tarde que temprano, habrá dicho:

-Ustedes, quienes un día me han de espiar desde el futuro, tengan a bien incluir mi nombre, mi corpus musical, y mi lucha universitaria, dentro de sus pronombres posesivos, porque la totalidad de mis frutos les han de pertenecer algún día, como parte de esta familia de arte y oficio... Y al hacerlo por favor háganlo sin un renglón de más, sin adjetivos pomposos pero sin cicaterías; como si hicieran la fotografía de un edificio, de un podio, y nada más.

87 años después, mis puntos suspensivos van detrás de mis preguntas...

Lo hago sostenido por la razón y optimista en que la nobleza obligue.

Y porque al final el arte es capaz de sobrevivir al olvido, solamente cuando se le antepone un pronombre posesivo, respetuoso y plural, capaz de incluirlo y defenderlo, como a nuestra vida.

José J. Vásquez Torres - Escritor, dramaturgo, administrador de teatros, y docente.

https://www.lasnuevemusas.com/jose-f-vasquez-o-la-injusticia-del-olvido/?fbclid=IwAR3kI60Q8gyZDl5QK3NBx-slJjCsrArOAn7FmRHrvPtWuu4UguU504CzyT0

El artículo anterior aparecó en el portal español Las nueve musas, el día 1 de julio de 2021.


Tres ediciones críticas

Junio 9 de 2021. 

Atención amigos músicos: 

La luz continúa comiendo sombra...

Gracias al trabajo amoroso y desinteresado del maestro Ludwig Carrasco, contamos ya con la edición crítica de tres partituras de mi padre, disponibles y a la venta vía PayPal, para ser enviadas de inmediato para su interpretación.

Romanza (1928) y Arieta (1937), ambas para violín y piano, así como el Concierto No.1 para violín y orquesta (1921), inlcuyendo la reducción para piano.

Esto nos permite mantener la viabilidad de este proyecto iniciado hace 35 años, y que no cuenta con ningún apoyo institucional ni oficial.

Mil gracias a Ludwig; abrazos para todos, y que todo fluya... 

La imagen superior nos muestra las carátulas de las tres obras mencionadas.

Queridos Allegros, Re allegros...

La luz continúa comiendo sombra y yo vuelvo a México...

Vuelvo a través de una vídeo-charla, a la que he sido invitado por los amigos de Música en México, a quienes agradezco su interés por la figura de mi padre, y por el rescate de su vasto corpus musical. Uno de los tantos fragmento de la cara oculta de la historia musical que en su propio país, no se conoce porque ni se estudia ni se investiga, al menos no lo suficiente.

Hace tiempo que he venido siguiendo esta página magnífica que siempre ofrece programas de gran interés a músicos y melómanos que como yo, aman el arte.

Pues ahora en mi calidad de escritor y por tanto extranjero en este espacio pautado, les invito a que me acompañen a descubrir a uno de los grandes fantasmas de la historia de la música clásica en México: José F. Vásquez.

Y como su único hijo sobreviviente, y desde mi enfoque literario les hablaré

de él, de la única herencia suya que tengo, su palabra en la mía, su ideario vital en el mío, su historia en mi mano, su olvido en mi recuerdo en aquél niño que fui, cuando vivieron sus batallas en favor de la cultura, sus ejemplos más simples, sus logros incuestionables, sus empeños y su filosofía, y su inexplicable derrota frente al olvido institucional que ha venido resistiendo, hasta hoy, su paso por la vida, pero también les diré cómo fui hallando respuestas a preguntas tan simples como estas:

¿Es posible desconocer la existencia de un corpus musical vasto y diverso, formado por casi 200 partituras, y una carrera tan larga y exitosa?

¿Por qué la trayectoria de mi padre es un relato inexistente dentro de la historia de la música de México?

¿Cómo pueden soslayar los frutos de sus largos años de trabajo, quienes han resultado ser sus propios beneficiarios, en un atril, en un podio, en un aula, o en un escritorio lujoso?

¿Cómo pudo borrarse su prolongado conflicto contra la ignorancia?

¿Existe algún plan institucional para conmemorarlo en este año en que se cumplen 125 años de su natalicio, y 60 de su muerte?

¿Cómo responder a preguntas de tal calado?...

Asimismo, voy a contarles cómo he venido combatiendo con éxito a ese peso muerto de las acciones humanas que es el olvido.

Porque la realidad está ahí para ser modificada, si no, ¿para qué está?...

¿Nos vemos ahí?

Ojalá; me dará mucho gusto saludar, conocer o reconocer a tantos amigos y cómplices de ese rinconcito virtual en Facebook, donde me han acompañado desde su apertura hace 12 años, hasta la aparición de esta web contra el olvido,  en marzo del pasado año de 2020; año de la pandemia.

Mientras va un abrazo, y que todo fluya...

Noticias https://musicaenmexico.com.mx/musicomania/charla-musical-jose-f-vasquez-uno-de-los-grandes-fantasmas-de-la-historia-de-la-musica-en-mexico/ 


Tercera conferencia del Diplomado de Ópera Mexicana - Módulo III

En punto de las 10 de la mañana las autoridades de la Escuela Superior de Música"Fausto de Andrés y Aguirre", dieron la bienvenida a los asistentes del Diplomado; así mismo agradecieron el excelente trabajo de los técnicos y la parte logística que han hecho una labor impecable. Acto seguido cedió la palabra a la Dra. Enid Negrete.

La Dra. Negrete habló en primera instancia sobre el archivo en el que han estado trabajando arduamente por un prolongado periodo (8 años) y que ha sido todo un hallazgo.

Comentó que desafortunadamente el compositor al que se dedicó la conferencia el día de hoy, jamás se le ha dado el lugar que merece, refiriéndose al extraordinario Mtro. José F. Vásquez.

El ponente fue ni más ni menos que el hijo del compositor, el escritor José J. Vásquez, quien ha realizado una labor exhaustiva desde hace 35 años por el rescate del legado musical de su padre.

La Dra. Enid enfatizó sobre el expolio del que no solamente ha sido objeto la familia del compositor, sino también a nosotros como nación. Nos fue arrebatado su legado y con ello la posibilidad de desarrollo escuchando música de tan alto nivel, con ésta reflexión cedió la palabra al escritor José F. Vásquez.

El escritor comenzó la conferencia lamentando la falta de memoria, desinterés y descuido de las instituciones del legado de su padre. Sin embargo, nos compartió su postura ante los pensamientos negativos, transformándolos por otros positivos de inmediato como disciplina.

Habló con gran orgullo de su padre como hombre y compositor, de sus batallas enfavor de la cultura, de sus logros absolutamente incuestionables, de su exitosa trayectoria y del legado tan vasto aunque desafortunadamente olvidado, tachando este olvido de ingratitud, cuestionando el porqué del mismo.

Dio paso a un vídeo donde se narra de manera más asertiva la vida y logros del compositor José F. Vásquez, explicando que es una gran herramienta para los defensores de la cultura en todos sus frentes, ya que el compositor forma parte de una larga lista de artistas olvidados.

Las nuevas generaciones tienen derecho a conocer el origen de las instituciones que José F. Vásquez fundó y que hoy en día muchas de ellas continúan su labor ignorando a quién deben su origen.

El video da luz a todo aquel que quiera investigar al gran artista al que como mexicanos le debemos tanto.

A continuación mencionaremos algunos datos de la biografía del compositor, extraídos del vídeo antes mencionado.

José F. Vásquez Cano fue director de orquesta, pianista, académico, promotor cultural, funcionario público y fundador de importantes instituciones culturales.

Nació el 4 de octubre de 1896 en la ciudad de Arandas, Jalisco México. Mostró desde pequeño una gran pasión por el piano, mismo que sus padres vendieron en un intento por desviar su vocación.

A los trece años de edad viaja a la Ciudad de México para ingresar al Conservatorio Nacional de Música, donde obtuvo triunfos brillantes y terminó la carrera como compositor. Ahí estudia composición con los notables maestros Julián Carrillo y Rafael J. Tello.

En 1910 ganó el premio nacional, recibiendo el premio de manos del entonces Presidente el General Porfirio Díaz.

José F. Vásquez el compositor:

Su catálogo incluye el ballet La ofrenda, las óperas Citlali, El Mandarín y El último sueño estrenada en el Palacio de Bellas Artes en 1961 por un elenco encabezado por Plácido Domingo y Martha Ornelas. Una misa de Réquiem, la Cantata IV en favor de la UNAM y la Cantata Liberación.

Sus obras para orquesta incluyen: tres acuarelas de viaje, la Sinfonietta, la Suite romántica para orquesta de cuerdas, así como Sinfonías, conciertos, preludios, mazorcas para piano, tríos, romanzas para cuerdas y piano, una serie de 60 lieder con textos en español y en latín.

Un acervo que oscila alrededor de 178 partituras recuperadas tras un largo periodo de búsqueda e investigación ardua, aunque contando con las extraviadas suman alrededor de 200.

Su orientación estética está influenciada hacia los compositores Jules Massenet y Claude Debussy ambos de origen francés.

José F. Vásquez el fundador:

Dejó importantísimos aportes a la vida cultura de México, intervino en la fundación de diversas instituciones. En 1920 fundó La Escuela libre de Música y Declamación que después cambiaría su nombre por Escuela Libre de Música José F. Vásquez. Fundó la Orquesta Filarmónica de la UNAM y la actual Facultad de Música de esa casa de estudios, donde dio clases de armonía, composición y contrapunto 30 años.

Sentó las bases del proyecto que dio forma a Radio UNAM.

Fue una conferencia que indignó y estremeció a los asistentes ante el olvido de tan extraordinario compositor que dedicó su vida entera a la música, a nuestro país, que mostró una gran preocupación por educar al público, que tuvo importantes pérdidas económicas en pos de hacer lo que más le apasionaba.

Por otro lado escuchar los escritos de su heredero fue inolvidable, su uso del lenguaje tan exquisito tocó fibras profundas a los asistentes. Sería imposible abordar tanta información que hoy tan generosamente fue compartida.

La segunda parte estuvo a cargo del Director de Orquesta catalán Melani Mestre, quien abordó la ópera El último sueño de José F. Vásquez con cantantes de ópera del Diplomado.

Los cantantes participantes fueron: Diana Carreón, Enrique Guzmán, Angélica Ramírez Cruz, Leticia Zepeda Pineda, Mariana Del Rocío Corona Delgado y Fernando González Díaz.

El Director Melani Mestre declaró ser profundo admirador de la obra del compositor José F. Vásquez.

Planteó las dificultades de hacer las reducciones a piano, se mostró maravillado por el nivel de composición y texto con una base tan sólida. Enfatizó que la obra merece ser difundida y estudiada, no solo en nuestro país, sino a nivel internacional.

Habló de la influencia Wagneriana en la ópera El último sueño. Sobre el aspecto armónico, puso en relieve su flujo constante de modulaciones y búsquedas de un lenguaje muy plástico, a veces recuerda a obras rusas del repertorio de 1880 - 1890. El ponente intuyó que el compositor fue un apasionado de Rimsky Korsakov. Así mismo hizo hincapié en la importancia de conocer a profundidad el lenguaje musical.

El Director Melani Mestre después de explicar lo anterior, se dio a la tarea de trabajar con los cantantes. A todos les hizo sugerencias valiosísimas de cómo abordar su personaje, desde el punto de vista musical, del texto y de las posibilidades vocales de cada uno.

Fue sin duda una sesión enriquecedora en la que pudimos apreciar la maestría, manejo del lenguaje musical, estético e histórico del Director Melani Mestre. Y donde, a pesar de la falta de reconocimiento por parte de las instituciones, se recordó el 125 aniversario del nacimiento de este extraordinario compositor.

Por la tarde se dieron cita los cantantes para revisión de repertorio a cargo de la espléndida Soprano María Katzarava, el director de orquesta José Antonio Espinal, y la maestra Diana Carreón.

Así mismo los alumnos teóricos se reunieron con la Dra. Enid Negrete para asesoría de artículos y ensayos.

Crónica de María Mercedes Gálvez y Mariana Del Castillo, becarias del Diplomado de Ópera Mexicana.

Las imágenes superiores nos muestran en el orden acostumbrado, primero, el encabezado de la crónica de la Tercera Conferencia del diplomado, impartida por el escritor José J. Vásquez, hijo y heredero universal del maestro Vásquez, seguidamente una fotografía del reconocimiento entregado por la Fundación Arte contra la violencia, y la Escuela Superior de Música"Fausto de Andrés y Aguirre", en conmemoración del 125o aniversario natal del compositor y diversos momentos de la conferencia, que incluyen fotografías del ponente, del maestro Melani Mestre durante el posterior ensayo de la partitura de la ópera el Último sueño y d ela doctora Enid Negrete.   

José F. Vásquez y El último sueño, dentro del Módulo III del Diplomado de Ópera Mexicana

Hoy se abre el telón y suena la obertura del III Módulo del Diplomado de Ópera Mexicana, en el que me siento muy honrado y feliz de participar como ponente, y como heredero universal de José F. Vásquez, uno de los compositores incluidos en el programa, conmemorando sus aniversarios 125o de nacimiento y 60o de muerte, con el estudio de El último sueño (1928), elegida entre las 7 óperas de su producción. 

Gracias a su inclusión en este magnífico evento, la luz continúa comiendo sombra...

Será un encuentro con lo que de verdad somos; un descubrimiento y una revelación de lo que tenemos, y una convergencia de amigos y de amantes de la música y de la ópera en México. 

¡Tercer llamada... Tercera! 

Diplomado de Ópera mexicana, Módulo III 

Por primera vez abordarán la ópera mexicana de los siglos XX y XXI en un diplomado. Por Aline Paz - Marzo 30, 2021. 

Universitario te comparte esta interesante información.

  • El módulo III del diplomado La ópera mexicana: creación y tradición será del 26 de abril al 7 de mayo para estudiar autores, cantantes y creaciones nacionales de estos periodos.
  • Esta iniciativa, que es un hito educativo en el país, ha sido diseñada por la investigadora mexicana Enid Negrete y se hace en colaboración con la Escuela Superior de Música Fausto Aguirre del Instituto García de Cisneros de Cholula.
  • Reunirá como docentes a compositoras y compositores de México, directores orquestales, musicólogos expertos y a la soprano mexicana María Katzarava.

Pocos saben que en los últimos 30 años se han escrito más óperas mexicanas que en todo el siglo XIX. Se trata de un periodo especialmente prolífico, en el que las temáticas reflejan como nunca la actualidad del país, con un interés creciente del extranjero por montar y encargar obras en español a las compositoras y los compositores nacionales.

Es así que, por primera vez en temas de formación operística a nivel nacional, la Escuela Superior de Música Fausto Aguirre del Instituto García de Cisneros de Cholula abrirá un módulo teórico-práctico para brindar un panorama de la producción operística de México de los dos últimos siglos.

La ópera institucional y el siglo XXI es el tercer módulo del diplomado La ópera mexicana: creación y tradición, dirigido al público general, así como a especialistas en humanidades y cantantes, y que se impartirá en línea del 26 de abril al 7 de mayo.

"No hemos estudiado a profundidad a nuestros autores de los siglos XX y XXI, pero tenemos el fenómeno de que hay cada vez más compositores y compositoras que hacen ópera dentro y fuera del país, con un número mayor de comisiones del extranjero", destaca la investigadora y crítica de ópera Enid Negrete, autora de esta iniciativa.

Dentro de este encuentro académico se impartirán talleres a cargo de compositores y otras grandes figuras de la música, para que los cantantes profesionales y estudiantes puedan incorporar títulos nuevos a su acervo vocal, de la mano de sus autores. Su objetivo principal es que los cantantes puedan incluir ópera mexicana dentro de su repertorio.

En los dos módulos anteriores se revisaron los orígenes del arte lírica en México y el periodo novohispano, así como el desarrollo operístico en el siglo XIX. El costo de este tercer módulo es de 3,500 pesos y los interesados pueden consultar el sitio web: opera-mexicana.webnode.es o pedir informes al teléfono 22286197 y en el correo opera.esmufaa@igc.edu.mx

La ópera mexicana

Fue en el siglo pasado cuando la ópera en México dejó de ser un negocio de empresarios, para convertirse en una figura institucional con la creación del Instituto Nacional de Bellas Artes, el cual por décadas sería el centro de la actividad operística nacional hasta que entró el siglo XXI.

Durante el siglo XIX, el Palacio de Bellas Artes llegó a tener más de 80 funciones de ópera al año; en contraste con el presente siglo la cifra se ha reducido a 16. La mayor parte de los estrenos nacionales se hacen fuera de la capital o del país, con un número creciente de compañías independientes.

"Si ahora se estrenan muchas obras mexicanas es porque a partir de la comisión a Daniel Catán de ópera en español en Estados Unidos, se abrió un espacio enorme para la ópera en nuestra lengua; tenemos compositores que estrenan allá antes que aquí o patrocinados por instituciones de ese país o de países europeos como Finlandia, más que en México. Ese es un fenómeno que hay que comprender", explica Negrete, doctora en artes escénicas.

Para ello, este módulo reunirá a especialistas de diversas áreas del quehacer operístico, así como historiadores y musicólogos de prestigiadas universidades del mundo, con el fin de analizar el desarrollo histórico, musical y temático de la época, así como las problemáticas de la creación, producción e incluso de la investigación documental sobre ópera contemporánea en el país.

Talleres con compositores

Para el abordaje musical e interpretativo de las obras, los cantantes trabajarán directamente con compositores como Gabriela Ortiz, Alfonso Molina o Víctor Rasgado, quien los acercará a su ópera infantil El conejo y el coyote, basada en 16 ilustraciones del pintor oaxaqueño Francisco Toledo.

Otros títulos de estudio son Inmigrante Ilegal, de Alfonso Molina, montada en Estados Unidos -varias ocasiones- y en Sonora, pero nunca en la capital mexicana, y La Luciérnaga, de Gabriela Ortiz, pieza rara del repertorio nacional, basada en el caso real de una joven encerrada 12 días en los baños de una facultad de la UNAM durante la revuelta estudiantil de 1968 y que sobrevivió comiendo papel de baño.

Sobre los autores fallecidos, los participantes podrán trabajar sus obras de la mano de los herederos de su legado o discípulos cercanos. Por ejemplo, Misa de seis, de Carlos Jiménez Mabarak, que podrán estudiar con su único alumno vivo, el maestro Fernando Lozano, además de Severino, de Salvador Moreno, bajo la instrucción de Emanuel Pool, especialista en esta obra.

De José F. Vásquez, de quien este año se conmemoran 125 años de su nacimiento y 60 de su muerte, se abordará su ópera El último sueño, que estrenó poco antes de morir, bajo la guía de su hijo y heredero universal José J. Vásquez y del director de orquesta catalán Melani Mestre.

Las obras de Daniel Catán -quien tendrá un homenaje por su décimo aniversario luctuoso-, las podrán trabajar con su viuda, Andrea Puente, y con el musicólogo Antonio Espinal, mientras que la soprano María Katzarava montará con los alumnos los personajes de Florencia en el Amazonas.

"Son óperas muy importantes para entender el arte de nuestros días, con un tratamiento de la voz muy distinto a la ópera del siglo XIX y anterior", dice Negrete.

Sesiones teóricas

Los directores escénicos José Ramón Enríquez y Luis Martín Solís abordarán aspectos del libreto y la dirección escénica, respectivamente; también se ofrecerá un panorama general de autores nacionales, en el cual la musicóloga especialista en temas de género Yael Bitrán hablará sobre las compositoras.

Alberto Pérez Amador, doctorado por las universidades alemanas Humboldt y de Wuppertal, dará a conocer el proceso de trabajo para conformar una base de datos de la ópera en México, en la que ha trabajado durante ocho años con Enid Negrete. En ella se da cuenta de la labor de composición realizada por mexicanos dentro y fuera del país, mediante casi 400 títulos.

En las conferencias y sesiones teóricas, participarán César Zayas, doctor en Sociología de la Ópera por la Universidad de Nottingham y director de la compañía Ópera en movimiento, así como el musicólogo y contratenor Emmanuel Pool.

Las fotografías superiores corresponden a la soprano María Katzarava, a la doctora Enid Negrete, y a los maestros Emmanuel Pool y Melani Mestre, quienes dentro de este diplomado, trabajaran la ópera del maestro Vásquez, El último sueño. 

Diplomado de Ópera Mexicana revalora a los compositores mexicanos

La imagen superior corresponde a la nota firmada por Alida Piñón, aparecida el 22 de abril de 2021, en el diario El Universal.


Concierto didáctico on line en San Luis Potosí

El piano de México' es un concierto didáctico que expone obras escritas por 3 compositores del siglo XIX y XX, Felipe Villanueva, José Francisco Vásquez y Mario Ruiz Armengol, quienes fueron importantes y relevantes dentro de la historia musical mexicana a través de sus estilos diferentes que reflejan las ideas e influencias musicales que estuvieron presentes en sus vidas. Conformada por piezas pocas veces escuchadas, esta presentación estará a cargo de los pianistas Enrique Rodríguez, Pedro Damián y Teresa López Landero. 

Viernes 05 de marzo de 2021, a las 20:00 hrs. (hora de la ciudad de México)

Este es el enlace para acceder al evento:

teatropolivalenteceart.mx  

https://www.facebook.com/events/762720401026565/

Presentación on line de la edición del Concierto No. 1 para violín y orquesta.

Queridos Allegros Re allegros, amigos todos: La luz continúa comiendo sombra...

El próximo viernes 5 de febrero del presente año 2021, se celebrará la presentación de la edición digital del Concierto No. 1 para violín y orquesta (1921) de mi padre. Gracias a la iniciativa e invitación del querido maestro Ludwig Carrasco, estaré con él en este evento on line, junto con los imprescindibles Enid Negrete y Gabriel Pareyón.

El acceso es gratuito y están todos invitados a esta charla donde hablaremos de olvido y trabajo, de un concierto centenario, de su estreno, del prolongado silencio en el que se le mantuvo, y de nuestras esperanzas en su futuro, como en el del resto del Archivo Vásquez.

Esta es el link de la página: https://www.facebook.com/ludwigcarrasco

Lo dicho: la luz continúa comiendo sombra.

Mi gratitud para nuestro anfitrión y un saludo afectuoso para todos ustedes. 

Y que todo fluya... 

El enlace inferior corresponde al video de la presentación on line de esta obra, celebrada el 5 de febrero de 2021, a cargo de Enid Negrete, Gabriel Pareyón, José J. Vásquez, y el anfitrión Ludwig Carrasco.

https://www.facebook.com/watch/live/?v=871253616774654&ref=watch_permalink

Presentación On line de la página web: El archivo Vásquez

El pasado día 22 de agosto de 2020, y tras una prolongada espera añejada a lo largo, ancho y profundo de 34 años desde el inicio de la búsqueda, investigación y localización de las partituras que estuvieron extraviadas durante más de 20 años, finalmente el día llegó a través de las redes, como consecuencia de la imposibilidad de realizarla de modo presencial como estaba planificada, debido a la crisis sanitaria global.

Enid Negrete y José J. Vásquez hicieron la presentación de El Archivo Vásquez, dentro de una exitosa videoconferencia organizada por María Katazarava y el magnífico equipo de Mexicana de Arte, con cupo lleno de asistencia. Una muestra del interés que existe por nuestra música como parte fundamental de la cultura mexicana.

Casi dos horas de charla, relato, y analisis, de una historia suigeneris permeada de dolor, de fe, de magia, y de triunfo del empeño sobre la inacción, la ignorancia y el abandono de un vasto archivo musical que no obstante haber sido objeto del expolio, del infortunio y del olvido, ha llegado a nosotros como una pieza más del patrimonio intelectual de las futuras generaciones de músicos, investigadores y melómanos; legado por un músico mexicano, pieza clave en la fundación de aulas, orquestas y fuentes de trabajo de instituciones importantísimas como la OFUNAM, la Facultad de Música de la UNAM, la Escuela Libre de Música, y Radio UNAM.

Su vasta obra permanece contra el olvido, como un gran acervo dentro de las múltiples facetas del maestro Vásquez.

Las imágenes de arriba corresponden a diferentes aspectos de la videoconferencia: El Archivo Vásquez.

Las imágenes superiores muestran el reportaje en el que Juan Carlos Talavera, periodista del periódico Excelsior, da cuenta de la celebración de la videoconferencia.

Entrevista en la radio mexicana

Entrevista al maestro José J. Vásquez, hijo del compositor, en el programa de Radio Fundación ACIR que conduce Iñaki Manero, un espacio dedicado a difundir y valorar el patrimonio histórico, cultural y natural de México. 

El tema: Memoria musical del maestro José F. Vásquez; 34 años de búsqueda y localización de sus parituras extraviadas por más de 20 años.

https://www.iheart.com/podcast/1180-fundacion-acir-29987439/

El link superior corresponde al podcast donde se puede reproducir la entrevista emitida los días 21 y 22 de noviembre de 2020. 


José F. Vásquez en la Fonoteca Nacional

09.02.18

Como parte del acervo histórico de la música mexicana de concierto, su memoria y su obra han sido integradas dentro de uno de los micrositios dedicados a las principales figuras nacionales a lo largo de la historia. 

En este sitio se ofrece información biográfica, una lista de parte de sus obras, algunas imágenes de diversos aspectos de su vida, y una selección musical audible, de las pocas grabaciones profesionales con las que ya se cuenta.  

https://musiteca.mx/micrositios/27?fbclid=IwAR0mynVqFuFKsgOHQLQIc9Z6rBud1THKjpsCNq6DQfxoAbQjy-GVrsgr8no

 

El próximo sábado 14 de marzo de 2020, a las 18 horas, se llevará a cabo la presentación mundial de la página web dedicada a la memoria y a la obra del maestro José F. Vásquez.

https://www.facebook.com/LibredemusicaJFV/videos/830486157420537/

Entrando en el enlace anterior, es posible ver la ceremonia de la conmemoración del centenario de la Escuela Libre de Música, José F. Vásquez, en un relato a través de su historia, en palabras de su director actual, el maestro José Martínez González.

Presentación de la página web en Barcelona.

28.02.2020

El próximo sábado 14 de marzo de 2020, a las 18 horas, se llevará a cabo la presentación mundial de la página web dedicada a la memoria y a la obra del maestro José F. Vásquez.

Coloquio del Posgrado de alumnos de Música, de la Facultad de Música de la UNAM - 2014. 


Ballet azteca, La ofrenda de José F. Vásquez (1896-1961).

Facultad de Música de la UNAM - IX Coloquio de alumnos del Posgrado en Música - 2014.

Jueves 5 de junio

Maestría

Audiovisuales

Mesa 7, 10:00 - 12:20

10:00 - 10:35

Álamo Alvarado, Daniel Horacio (Interpretación musical, 2° semestre)

Dr. Gabriel Pareyón Morales (Tutor principal)

Dr. Gustavo Delgado Parra (Comentarista)

"Estudio sistemático de la suite sinfónica La ofrenda: La leyenda de El Peñón (1937), 'ballet azteca' de José F. Vásquez (1896-1961)"

Este proyecto consiste en la revisión del manuscrito, la investigación musicológica (histórica, analítica y comparativa) y edición de la misma, para su consulta e interpretación.

Uno de los objetivos finales es, asimismo, realizar la grabación de esta obra con orquesta sinfónica.

Para enfrentar esta tarea, se considera el contexto histórico y social de la obra, así como el contexto musical "modernista" del México de la posrevolución, en que fue compuesta esta partitura.

Consecuentemente, se propone analizarla en conjunto con otras obras de la época, tanto del mismo autor como de otros de los cuales se reconoce influencia directa o indirecta.

En este trabajo pretendo ofrecer al intérprete herramientas que le permitan hacerse de una idea clara de la obra, sin necesidad de recurrir a otras fuentes secundarias, para lo cual las metas principales son:

 Documentación del manuscrito original (incluida su digitalización).

Fidelidad al texto original.

Claridad en la distinción de las aportaciones del editor.

Concisión y pertinencia en la información del aparato crítico.

Precisión, orden y pertinencia en la presentación de la información musicológica.

Limpieza y adecuación del formato de impresión, para facilitar el uso.

Durante la ponencia presentaré y justificaré las características que hasta ahora tiene el proceso de investigación y edición, para con ello abrir la discusión sobre la importancia y necesidad de recuperar esta obra con atributos de patrimonio musical.

Se buscará responder las preguntas siguientes:

¿Cuáles son las características estilísticas, formales, expresivas, estructurales, idiosincráticas e históricas que hacen valiosa a esta partitura?

¿Qué sitio ocupa La ofrenda en el modernismo y el Nacionalismo musical mexicano?

¿Cómo ocupa tal sitio?

¿Qué conexiones y qué disociaciones presenta con otro repertorio "modernista"?

¿Cuáles son los retos interpretativos que presenta la partitura?


Programa de Maestría y Doctorado en Música

Facultad de Música

Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico - Instituto de Investigaciones Antropológicas

Impresiones: Cinco series de piezas para piano solo (ca. 1922-1927) de José F. Vásquez: ejemplos del impresionismo musical mexicano. 

Tesis para optar por el grado de Maestro en Música en el área de Muscilogía. 

Presenta: Eduardo Flores Aguirre

Tutor: Gabriel Pareyón Morales

2019.


Video entrevista en la TV CNA, el 4 de octubre de 2016